Proyectos de tecnología 4º ESO

Este curso los alumnos de 4º de Tecnología de la opción académica han llevado a cabo varias actividades y proyectos. Han construido puertas de garaje incluyendo en ellas componentes diseñados e imprimidos con nuestra nueva impresora 3D, han ido al colegio de Montecanal a enseñarles a los alumnos de 3º de infantil y 2º de primaria lo divertido que puede ser programar un Mbot o han colaborado con los alumnos de Cultura científica en el proyecto AstroPi consiguiendo que un programa hecho por ellos en Python se ejecutara a bordo de la Estación Espacial Internacional.2 junio 2019 009

La única novedad de este curso no ha sido la impresora 3D, sino que poco a poco en el instituto vamos acondicionando los talleres y mejorando nuestros recursos. Ya empezamos a disponer del material necesario para adaptarnos a las necesidades de una asignatura como esta, que no deja de evolucionar. Por un lado en lo referente a control y robótica, tenemos por fin suficientes Mbots, Raspberrys o kits de Arduino. Por otro, gracias de nuevo a la colaboración de las familias, esta vez del padre de Ángela Ortega, alumna de 4º, por fin tenemos un montaje con diversos cilindros y válvulas para que los alumnos puedan entender y probar la neumática. Es reciente, así que este curso tan solo han podido dedicar una sesión, pero verlo funcionar ha sido mucho más útil que el mejor de los vídeos o las explicaciones. Desde el Departamento de Tecnología queremos agradecérselo enormemente y estamos deseosos de darle un mayor uso el próximo curso.

Estos son los resúmenes de los alumnos:

“ROBÓTICA Y PROGRAMACIÓN EN MONTECANAL:

La visita realizada al colegio Montecanal a los niños de infantil y de 3º de primaria estuvo ligada a nuestro comienzo con la programación. 

Fue una experiencia bastante divertida, semanas antes de haber ido al colegio, empezamos a programar con un programa llamado mBlock. Es un software fácil de aprender y usar. Su diseño visual es parecido a un puzzle, donde se juntan bloques para construir un programa. Y, como en un puzzle, unas encajan entre ellas y otras no, por lo cual es fácil identificar cuando se está haciendo algo bien o mal. Este tipo de programación se llama programación por bloques.

La primera de las dos visitas que hicimos al colegio fue a los niños de infantil, en ella no les enseñamos como programábamos el mBot (un robot) si no que ya los trajimos programados desde el instituto para poder 2 junio 2019 302enseñarles qué podían hacer. Cada pareja preparamos algo diferente, a mi compañero y a mí nos tocó enseñarles como el mBot seguía un camino de láminas negras que ellos iban construyendo, para ello utilizamos un sensor de infrarrojos como sigue líneas. El taller estaba enfocado al tema del espacio, así que también les decíamos que tenían que esquivar extraterrestres (gracias al sensor de ultrasonidos). En la segunda visita a los niños de 2º de primaria, sí que ya les enseñamos como programábamos, de hecho, en cada ordenador estaba instalado el programa y cada uno de nosotros enseñaba a dos o tres niños. Ellos programaban ayudados por nosotros y subíamos los programas a los robots a ver si funcionaban. Aquí podéis ver un vídeo de la experiencia: Robótica en el CP Montecanal

Me lo pasé muy bien yendo al colegio y explicando cómo y para que servía sus sensores, servomotores… También me lo pase muy bien programando en clase ya que no era un programa complicado de utilizar. Espero repetir algún día una experiencia como esta. (Resumen hecho por Daniel Aguilar)

 

“PUERTA DE GARAJE:

Para empezar, había que hacer grupos de 4 personas. En un grupo hay que saber bien con quién ponerse, ya no vale ponerse con los que mejor te caigan, sino con quien mejor vayas a trabajar. Además, hay que saber repartirse el trabajo. Una vez estaban hechos los equipos, la profesora nos entregó los materiales necesarios para empezar con nuestro proyecto.

Esta puerta de garaje debía ponerse en marcha mediante un conmutador doble y al abrirse se encendería un LED de color verde, y al cerrarse, otro de color rojo. La puerta debía tener guías, finales de carreras, como LEDS, por supuesto, un motor y en su estructura debía contener algún elemento imprimido con la impresora 3D.

El conectar bien todo el circuito eléctrico fue costoso. Soldar tanto cable, especialmente en el conmutador doble no era fácil y si se producían contactos indebidos el circuito no funcionaba correctamente. Tuvimos que quitar algunos cables y volverlos a soldar. Pero con paciencia supimos organizarnos bien para que la tarea más difícil nos retrasara lo mínimo posible.

Nosotros escogimos un mecanismo con un poco más de dificultad que los otros grupos. Nuestra puerta se abría de abajo a arriba, en vez de lado a lado. Esto nos llevó su tiempo porque había que dar con el tamaño exacto de las lamas de la puerta para que cupieran y pasaran sin ningún roce la curvatura de las guías. También tuvimos que calcular y pensar bastante, el grado de curvatura de las guías y el canal para que cupieran bien las lamas y a la vez no se salieran. 

Las guías de la puerta las construimos con la impresora 3D del instituto. El diseño lo hicimos con un programa de diseño gráfico y modelado en tres dimensiones llamado SketchUp.

Una vez acabado el montaje, nos fijamos en su estética. Le quisimos dar algún toque para que llamase su atención y para ello la pintamos con témperas. Aparte, diseñamos un pequeño cartel con la impresora 3D que incluía el nombre del grupo.

La verdad es que no tengo que ponerle ninguna pega ni al proyecto ni al equipo. Ha sido un trabajo bastante entretenido en el que todos hemos aprendido muchas cosas, de las cuales las más importantes han sido el saber organizarnos bien y repartirnos bien la tarea y sobretodo hemos aprendido a mejorar nuestro manejo con las herramientas, el no perder la paciencia cuando no te salgan las cosas y el tener más recursos cuando algo no sale bien.

Este proyecto me ha encantado y hemos dedicado bastantes días en clase y horas en casa para que nuestro trabajo tenga una presentación excelente.” (Resumen hecho por Vanessa Ariste)

“DE VALDESPARTERA AL ESPACIO: 

¿Sabes qué? Hemos sido seleccionados para colaborar en un proyecto con la ESA, la European Space Agency, llamado “European AstroPi Challenge”. Estamos muy ilusionados, somos viejos conocidos de este proyecto ya que llevamos tres años siendo seleccionados en él.

El trabajo comenzó a principio de curso, puesto que el proyecto se divide en varias fases que hay que ir superando. Primero, planteamos una tormenta de ideas entre todos y seleccionamos la que nos pareció más original e innovadora. Brevemente, nuestro proyecto iba a consistir en estudiar la contaminación lumínica tomando imágenes de la Tierra por la noche desde la estación espacial internacional. La idea les gustó tanto que desde la estación realizaron unas pruebas para estudiar si era posible llevarla a cabo. Desafortunadamente, la calidad de las imágenes no era suficiente, pero nos seleccionaron a condición de que planteásemos un estudio alternativo. 

El Astro Pi es un proyecto educativo en el que se utiliza un dispositivo Raspberry Pi programable con varios sensores. Se nos ocurrió entonces utilizar la cámara de infrarrojos del dispositivo para medir la cantidad de clorofila en las distintas regiones de la Tierra. En concreto, queríamos comparar la vegetación en distintas zonas desérticas en función de diferentes parámetros como la proximidad al mar, la latitud y la altitud. 

Cuando recibimos la confirmación de haber sido seleccionados nos pusimos a trabajar en la segunda fase. Para poder programar la Raspberry Pi utilizamos el lenguaje de programación Python que nos enseñaron en la clase de Tecnología. Para gran parte de nosotros era nuestra primera experiencia con la programación. Por tanto, realizamos una serie de prácticas con los diferentes sensores que incluye la Raspberry Pi. Una vez familiarizados con el lenguaje de programación empezamos a diseñar nuestro programa para el proyecto. Al ser algo nuevo en un principio nos resultó algo complicado, fundamentalmente la sintaxis ya que si te olvidas de algún espacio o símbolo el programa no funciona. Pero pudimos con ello, ¡reto superado!

Ahora mismo estamos a la espera de recibir los datos que nos enviarán desde la estación espacial, puesto que hemos sido seleccionados para pasar a la última fase. Ya queda poco para finalizar el curso y el proyecto, ¡sólo falta analizar los datos que llegarán a principios de Mayo! Esperamos obtener conclusiones interesantes en respuesta a la hipótesis que planteamos.

Si estás interesado en conocer algo más sobre este proyecto, o en participar en el futuro, no dudes en preguntarnos. Somos los alumnos y alumnas de 4º ESO de Cultura Científica y de Tecnología del IES Valdespartera.” (Resumen hecho por los alumnos de Cultura Científica para la revista del instituto)