Visita al CUS Centro Urbanismo Sostenible

Este es el resumen que han elaborado tres de las alumnas participantes:

“El mes de diciembre, todos los alumnos de 3º hemos visitado el centro del urbanismo sostenible CUS, en Valdespartera. Desde este edificio se controla funcionamiento del barrio de Valdespartera.

Esta visita, a mí personalmente me pareció muy interesante ya que yo siempre veía ese edificio extraño al final del barrio y nunca supe lo que era.

Al entrar, nos pusieron un vídeo de introducción y más tarde, un chico nos fue explicando los diferentes carteles alrededor del edificio.

Descubrí que este sistema de diseño del barrio solo se encontraba en Valdespartera y que este barrio es muy afortunado ya que es de los pocos que hay así en el mundo. Por lo que nos comentaron, en realidad no habían hecho gran cosa, solo pensar un poco con lógica para organizar el barrio y fijarse en modos antiguos.

Consiguen que sea un barrio ECO, ya que ayudan, sobre todo por la distribución de los edificios, a que la gente ahorre un poco más de energía y reducir la contaminación. Aunque no nos lo parezca, en realidad, todas las casas, orientadas Norte-Sur o Este-Oeste, ahorran lo mismo porque las que no se lo ahorran en invierno, se lo hacen en verano. Gracias al aire y al sol del barrio. Las características singulares del barrio de Valdespartera eran las siguientes:

  • Colocación de los edificios mirando al sur con separación mínima de 30m para que la sombra de cada uno no tape a los demás, y as ahorrar calefaccion en invierno.
  • Colocación de los edificios mirando hacia el este para frenar las corrientes de viento del cierzo.  Al no poner estos edificios el viento el Valdespartera cogería mucha velocidad.

Allí, tenían una casa pasiva, que ahorraba muchísima energía aprovechando la captación solar y un sistema de control curioso. En verano, si el termómetro indicaba que había menos temperatura fuera que dentro, se abrían unas ventanas para ventilar y aprovechar. La casa tenía un porche que en verano dejaba pasar el calor, pero en invierno no afectaba por que el sol iba más bajo, por lo tanto de esa manera, los rayos se aprovechaban para calentar la casa a través de un amplio cristal. Estaba construida con material reciclado, pales defectuosos de fábricas.

Una de las cosas que más me sorprendieron, fue la cocina solar que tenían en el exterior que producía calor gracias a los rayos de sol. También me sorprendió el que unos alumnos de nuestra edad hubiesen construido un colector solar con material reciclado.

La visita fue muy interesante y nos lo pasamos genial. Además aprendimos mucho sobre nuestro propio barrio y la importancia de ahorrar energía.”

Raquel Sampol, Eva María Iñigo y Trinidad Grande (3ºE)