Participación en la “Semana de la Ingeniería y la Arquitectura en EINA”

El pasado jueves 10 de noviembre de 2016, los alumnos de Tecnología de 4º de ESO de la opción de enseñanzas académicas y Tecnología Industrial de 1º de Bachillerato pasamos la mañana en la “Semana de la Ingeniería y la Arquitectura” en el EINA (Escuela de Ingeniería y Arquitectura) de Zaragoza.

Lo primero que hicimos fue separarnos en dos grupos. El grupo 2, en el que me encontraba, comenzó la visita yendo a una sala de videojuegos en el edificio de Ingeniería Informática. Los videojuegos incluían desde las míticas máquinas “SEGA” hasta cualquier videojuego antiguo de no muy buena calidad. En la sala, nos dejaron jugar a todo lo que quisiésemos. Creo que no solo me sorprendió a mí el hecho de que no nos explicasen nada previamente, como sería de esperar en una excursión. Y, en mi opinión, gustó mucho.

Más tarde, el grupo 2 nos dirigimos al edificio de Ingeniería Técnica Industrial, donde nos juntamos con el grupo 1 para realizar una visita guiada por el padre de la alumna de 4º de ESO Magi Mohamed Hamdy Doweidar. Él nos enseñó algún laboratorio donde nos mostró una serie de pruebas que se hacían a los materiales para comprobar sus propiedades. Nos dejó un rato para trastear con lo que habíamos aprendido y nos gustó mucho.

Tras la visita a los laboratorios, en el mismo edificio, nos volvieron a dividir y mi grupo atendió a una interesantísima charla que dio un integrante de la URE (Unión de Radioaficionados Españoles). Esta charla sobre la radio en el siglo XXI la había recibido el grupo 1 mientras nosotros estábamos en la sala de videojuegos. Aprendimos mucho a cerca de la importancia de la radio y comprobamos que de verdad podíamos contactar con cualquier parte del mundo sin necesidad de Internet. Cuando acabó, nos volvimos a reunir con el otro grupo, que durante la charla había realizado una serie de experimentos en el Stand “Misterios de la electricidad” que estaba en la entrada del edifico. Antes de volver al instituto, mi grupo tuvo la oportunidad de realizar alguno de los experimentos que el otro grupo había recibido, relacionados con el electromagnetismo y la electricidad estática. Mis compañeros estaban muy orgullosos porque durante los experimentos les hacían preguntas y les dijeron que eran el grupo más participativo y que más sabía de los que habían tenido.

Pero llegó la hora de volver, y finalmente pusimos punto y final a una mañana fantástica donde aprendimos infinidad de cosas. Lo recomiendo firmemente y me encantaría que el año que viene se repitiese. Es una oportunidad única.

Juan Manuel Pérez García de Carellán (4ºC)